Hospital San Bernardo

Biblioteca
Cultura
Teléfonos
WhatsApp
No
Descripción

ACTUALMENTE EDIFICIO CULTURAL SAN BERNARDO Y BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL

 DESCRIPCIÓN

Conjunto del siglo XVII de estilo barroco, constituido por la iglesia y el hospital, correspondiendo con un edificio de grandes dimensiones que ocupa una manzana completa del casco urbano.

El hospital cuenta con una planta rectangular con dos crujías y con una fachada configurada a forma de porche que se continua con el adosamiento a la iglesia.

Esta iglesia presenta planta de cruz latina y nave principal con cubierta abovedada.

El conjunto tiene dos plantas de altura, si bien dispone de dos cuerpos edificatorios más elevados que dan al conjunto una grandeza, que va unida al tratamiento de las fábricas con ladrillo y mampuestos de piedra.

Actualmente el edificio alberga la Biblioteca Pública Municipal.

HISTORIA

El licenciado don Bernardo García y San Pedro, visitador general eclesiástico del Arzobispado de Toledo, dejó instituida, en su testamento de 1650, la fundación de un patronato que se encargase de curar y recoger a los vecinos pobres y enfermos de Villaseca, su villa natal. Para ello, dispuso que se construyese un hospital, bajo la advocación de San Bernardo, y junto a él una iglesia, bajo la de Ntra Sra. De los Peligros, dotando al patronato de 130 fanegas de tierra para que generaran rentas suficientes para su administración. No fue la única institución de este tipo que hubo en la villa, pues, anteriormente, en el siglo XVI ya se decía que “…hay sólo un hospital, y que no tiene rentas, y que le instituyo el dicho hospital Juan de Ayala, clérigo, cura propio que fue de la iglesia de esta villa”.

Emplazado en el conjunto en la calle Real, las obras de la iglesia fueron realizadas siguiendo la traza de fray Lorenzo de San Nicolás, y ejecutadas por el maestro de obras Pedro Díaz Mejorada, dándose por terminadas en 1669. El Hospital, adosado a la iglesia, es posterior ya bien entrado el siglo XVIII.

La capilla de Ntra. Sra. de los Peligros es de cruz latina encuadrada en una planta rectangular. Se accede a ella a través de un atrio situado bajo el coro. La nave principal consta de dos tramos apilastrados a la que se abren cuatro pequeñas capillas, dos a cada lado, a través de arcos de medio punto sobre pilares cuadrangulares. Está cubierta con bóveda de medio cañón de lunetos. La sigue la nave transversal, o transepto, y en el lugar de encuentro con la nave principal, el crucero, encontramos un cimborio octogonal que sirve de base a una cúpula de media naranja sobre pechinas que sustenta una linterna ciega y cuatro vanos de luz.

En la cabecera del presbiterio se sitúa un ábside plano, al que se abren dos sacristías alargadas, una a cada lado, centradas con bóveda de medio cañón y decoradas con sencillos adornos en yeso. Desde ambas sacristías se accede a la capilla de enterramientos, cámara sepulcral donde están enterrados los fundadores, que está situada, por tanto, detrás del ábside. En ella se encuentran enterrados tanto don Bernardo García como su tío Blas García, secretario de Felipe IV y natural también de Villaseca, de quien se agregaron las oras pías dejadas a su muerte para la fundación del hospital. También se enterró en ella el doctor don Francisco López de Mena y Magán, canónigo de la Magistral de Alcalá de Henares, capellán de honor del rey, primo del fundador y su primer administrador. La cámara funeraria, de plata octogonal, está cerrada con una bóveda piramidal de igual número de caras. Se comunica con el presbiterio a través de un transparente, abierto en el centro del altar mayor. Desde este hueco preside la iglesia la imagen de Ntra. Sra. De los Peligros. En el interior de la nave se encuentra un fragmento del retablo primitivo dela iglesia parroquial, e concreto el retablo del Cristo de la Luz, además de diez pequeñas tallas sueltas que debieron pertenecer al mismo retablo parroquial. Otros dos retablos de estilo plateresco, aprovechados para esta iglesia, contienen pinturas de un Ecce Homo y de un Cristo camino del Calvario.

La parte de edificio dedicada a hospital es de planta rectangular, con dos alturas y doble crujía. Dos corredores situados sobre las capillas laterales y ocultos desde la nave, se abren mediante  balcones sobre los brazos del transepto, y habían de servir para que los enfermos oyeran misa.

Desde el exterior, llama la atención la sobriedad del conjunto y su pureza de líneas, que le hacen resaltar aún más u elegancia. El paramento del conjunto es de aparejo de estilo toledano, con paños de cal y canto entre ladrillo, sobre zócalo de piedra, realizándose la decoración dintelada de las ventanas en forma apalmetada sencilla, y con línea de imposta y cornisa en ladrillo a sardinel formando unas molduras corridas.

La fachada principal está fabricada íntegramente en ladrillo, y se organiza en tres calles: la central, de forma rectangular, contiene la portada enmarcada con arco de medio punto y la ventana del coro, todo ello adornado con pilastras, molduras y cornisas de ladrillo; las dos calles laterales, de menor tamaño, también contienen un arco de medio punto para dar acceso al atrio interior, así como unas ventanas para iluminar las naves laterales. La fachada queda rematada, en s parte central por una espadaña con dos claros de campana y acabada con un frontón semicircular con uno más pequeño.

A lo largo de toda su historia, , este hospital apenas cumplió las funciones para las que fue creado y, prácticamente, sólo sirvió ara enterramiento de su fundadores. A mediados del siglo XIIII ni siquiera tenía camas, por no tener rentas suficientes; pero sí las había para dos capellanes que vivían de decir misas a los fundadores. De él se decía: “la casa-hospital con su iglesia nueva de tres naves y pingües rentas, con dos capellanes bien dotados, que allí diariamente celebran”.  En el Padrón de 1820 se puede leer esa otra descripción, que habla por sí sola de lo que ha sido esta institución en Villaseca desde su fundación :”…en esta población se halla fundado un hospital con su iglesia cuyo instituto es el de mantener cierto número de camas para los enfermos parientes del fundador, pero hasta ahora no se ha verificado ni llegado el caso de que entre en él enfermo alguno; en el mismo hospital  ha habido hasta hace pocos años dos capellanes con renta suficiente para mantenerse con decencia, pero en el año pasado de 1808 en virtud de Real Orden fueron reunidas las dos capellanías para que la disfrute un solo capellán, pero el poseedor actual de ellas no tiene residencia en este pueblo a causa, según dice, de que por el administrador de aquel no se le pagan sus rentas, de lo que igualmente se quejan algunos otros acreedores a quienes tiene que contribuir, ni tampoco se dan las limosnas que n los años anteriores se distribuían entre los pobres enfermos de solemnidad de esta población, d lo que  está careciendo, como también de las misas que en la iglesia del enunciado hospital deben celebrarse […]. Lo que se sabe de público es que las rentas de este hospital nunc han tenido la mejor administración, y que al fallecimiento de sus administradores han resultado alcances muy considerables en contra de estos.

Afortunadamente, en el año 2008, las administraciones regional y local consiguieron que este edifico emblemático de la localidad revierta en manos del municipio.

En el año 2011, siendo Alcalde de la localidad Don Jesús HIjosa Lucas, el Edificio ha sido restaurado en su totalidad pasando a denominarse Edificio Cultural San Bernardo. En él se ubican diferentes salas, todas ellas destinadas a la formación y a la cultura, y también su bonita Biblioteca Municipal.

BIEN DE INTERES CULTURAL. Decreto 189/1991 (DOCM 30.10.1991).

Documentos relacionados:

39.961329713307, -3.8846744